Endrinal y Monleón

Para realizar esta ruta entre Endrinal y Monleón he seguido, más o menos, uno de los tramos de la perfectamente señalizada Ruta de los caminos históricos de entresierras. Digo más o menos porque un pequeño despiste cerca de Monleón me ha llevado a “inventarme” una variante que transcurre por el cauce seco del Alagón.

Inicio mi andadura en Endrinal, con el fresco de la mañana, ascendiendo por la carretera que conduce a Los Santos. Es un corto tramo de asfalto pues enseguida hay que tomar una pista de tierra que conduce a la ermita del Mensegal. Desde este cruce, el punto más alto de la ruta de hoy, se divisa un bello paisaje que tiene como fondo y horizonte las montañas de la Sierra de Las Quilamas y la Sierra de Francia al oeste y la Sierra de Béjar-Candelario al sur. También se divisan nítidamente los Picos de Valdesangil objetivo de mi anterior caminata.

16092013-095229

El sitio del Mesengal es bastante frecuentado por los lugareños que aquí acuden de romería por San Juan y de domingueo el resto del año. Hoy es lunes y afortunadamente no se percibe un alma y el silencio es absoluto. Contemplo el conjunto formado por la ermita, la plaza de toros medieval y “la nogala”, un árbol con mucha historia. Después de leer los carteles informativos por los cuales me entero de la importancia histórica de este sitio en relación con ritos profanos primero y cristianos después, continúo ruta hacia Casas de Monleón por una senda agradable flanqueada por fresnos durante todo su recorrido y rodeado de prados sin segar todavía algunos en estas fechas.

16092013-100844

Me encuentro con varios cruces de caminos pero la ruta está bien señalizada y sigo alegremente adelante hasta observar que llevo rumbo sureste cuando debería ir hacia el oeste. Después de consultar el GPS entiendo que no queda más remedio que volver atrás hasta la última señal que vi. Esto supone 3 kms extra pero también la posibilidad de ver los únicos endrinos que encontraré en todo el día. Ya empezaba yo a pensar de donde habían sacado el nombre de Endrinal para este municipio. No hay muchos. Para sacar un par de botellas de pacharán como mucho, pero alguno hay.

Vuelvo a la ruta correcta tras comprobar que tenía que haber cogido una bifurcación a la derecha cuya señalización estaba oculta por unos retoños de roble. Y es que este año, con la primavera tan lluviosa y el verano tan soleado después, la vegetación inunda todos los espacios incluyendo las sendas poco transitadas. El resto del camino lo recorreré prestando más atención para no añadir kilómetros extra a las zapatillas. Así llego hasta el río Santa María en donde hago parada para observar el puente y un interesante conjunto de ruinas: el molino, la casa del molinero y un curiosísimo acueducto de estrecho cauce. Por cierto que el molino debía funcionar solo en época de lluvias porque el cauce del río aparece completamente seco a finales de verano.

16092013-120102

Mientras disparo algunas fotografías aparece un pastor con su rebaño de ovejas. Tras el saludo y las pertinentes preguntas acerca de dónde vengo y adonde voy, una breve charla con él me informa de la existencia de un batán en ruinas cercano, de lo extraño que resulta que el río esté seco pues nunca lo había visto así en su vida, y que en estas fechas las abejas, avispas y abejorros se tiran a por la hiedra. Esto último a raíz de comentarle yo el intenso y continuo zumbido producido por estos insectos que estaba escuchando alrededor. Todos los días se aprende algo.

Un par de kilómetros después, lo más interesante que encuentro en Casas de Monleón son las ruinas de su iglesia. El tejado cedió hace tiempo y las higueras han colonizado el espacio interior, ambientándolo con una fragancia dulzona y agradable. Uno de tantos templos arruinados. A su lado permanece el depósito de aguas del poblado y en su tejado luce dos pequeñas placas fotovoltaicas para el suministro de electricidad. Mucha tecnología para tan modesto caseto

16092013-131507

Una pista empinada es lo que me espera después de abandonar Casas de Monleón. Tras llegar al alto se contemplan hermosas vistas de las Quilamas y la sierra de Francia. Abajo se divisa la villa medieval de Monleón. Bajando vuelvo a perder la ruta prevista y llego a un puente sobre el Alagón cuyo cauce aparece completamente seco. Hay una pista que conduce hasta la villa, pero sabiendo que está cercana y  por curiosidad, decido remontar por el cauce seco saltando entre piedras y oyendo como las ranas se zambullen a mi paso en las verdosas aguas de las charcas que quedan.

16092013-143104

Llego a Monleón a la hora del vermut con lo cual me dirijo directamente al bar del pueblo. Por ser lunes está cerrado, así que tomo mi bocadillo en la fuente del pueblo que aparece desierto a estas horas. Después de un pequeño descanso en la sombra del atrio de la iglesia, recorro este interesante poblado, uno de los más antiguos de Castilla, cargado de historia y de leyendas.

El regreso lo realizo, con un calor impropio de estas fechas, por cómodas pistas de tierra que desembocan en la carretera que une Linares de Riofrío y Guijuelo, en medio de cuyo trazado se encuentra Endrinal, inicio y fin de esta ruta.

Puedes descargar el track de la ruta y ver la galería de imágenes.

 

Anuncios

Un comentario en “Endrinal y Monleón”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s